Crónica: Nebula Fest 2018 (Primera Edición)


Era inevitable. Allá a mediados del pasado septiembre (2017) se publicó un line-up que reuniría a algunas de las grandes bandas underground del país. Formado inicialmente por: Grajo, Syberia, Purpura, Adrift, Hela y Cementerio. Inicialmente porque Hela se tuvo que caer del cartel por motivos personales escasos días antes al primer amanecer de este festival. Sin embargo, su lugar fue ocupado por la banda de la Vega Baja: Lodo. 

Al igual que caminar por arenas movedizas o la maldición petrificada causada por un leve e inocente parpadeo a los ojos de Medusa. Estos podrían ser los ejemplos metafóricos que  provocaron en un servidor al conocer los nombres de estas bandas, que participarían cinco meses después.

El pasado sábado 20 de enero, y tras un retraso en la apertura de puertas, Purpura rompió el hielo con su instrumental post-metal/sludge en el que (si no me equivoco) fue el estreno de su álbum debut "Storm I" (2017) abarcando los comicios del festival y los primeros aplausos de todos nosotros.

Con amplia espectación de ver en directo a Cementerio tocando los temas de su álbum “Luna Hiena” (2014) continuó la noche en la Sala Ágora. Un álbum doom/sludge crudo, violento y con mucha fuerza. Junto con Adrift fueron los que pusieron toda la adrenalina en el escenario. Fue un bolo que incendió el escenario y con el que hicieron eco en los cimientos de la Sala Ágora con su tema “Luna Hiena”.

Como si de un guiño se tratará a aquel split con Hela del año 2014, Lodo se hizo con un papel justo en la recta final de la llegada de este festival underground de sonoridades oscuras. Asumieron la difícil tarea de suplir a Hela a última hora. Nebula Fest parecía que sería su primera parada de este “su” año, pero final y tristemente no pudo ser.

Ahora bien, "Al Cesar lo del Cesar".

Lodo cumplió con una magistral ejecución de su álbum “Lodo” (2017) sobre el escenario. Cautivaron a todo el público con su despair doom, arrastrándonos a todos a su abismo personal. A su estilo único. Creo que sorprendieron a muchos ganándose muchos elogios y esperemos nuevos bolos y álbums.

Syberia estuvo a la altura de sus compañeros de escenario. Petaron la sala donde nos deleitaron con un gran espectáculo. Su post-metal/shoegaze/instrumental de gran intensidad hace que estos barceloneses no sean una excepción ni mucho menos dentro de su estilo. Lo dieron todo y su intensidad se notó desde el primer minuto con una clara ovación del público.

Tras varios "Check, check check" se consiguió ajustar el micrófono de Liz. A las 2:15 am les tocaba el turno a Grajo y arrancaron con nada más y nada menos que “I am the Sea” (Grajo 2016). Una masterpiece que nos encandiló para luego continuar con ese pedazo de álbum nuevo que es “SLOWGODII” (2018) siendo aclamado por la criítica y apuntando a ser uno de los mejores del año.

La bajada del telón fue obra de los madrileños Adrift. Unos ya bien conocidos en esta casa y a los que tenía unas tremendas ganas de ver. Nos mostraron no solo la técnica y ejecución tan fina que se ve en sus álbumes “Monolito” (2008) y “Black Heart Bleeds Black” (2012) sino ápices de su nuevo álbum que promete mucho.

En total fueron dos vuelos en 24h y 5 horas de coche que tomamos para asistir a este festival. Todos triunfaron esa noche, consagrando Nebula Fest para un nuevo renacer el próximo año.

Cabe destacar a Purpura y Lodo. Los primeros por organizar el evento en favor de la música así como de presentar su primer gran álbum. Y a los segundos por la respuesta de suplir a Hela a escasos días del festi y atraparnos con la densidad de su atmósfera. Hacernos sucumbir y hundirnos. Petrificados con sus riffs y personalidad musical arriba en el escenario. 

Era inevitable.

By browsing you accept our cookies.