Crónica: Cosmic Fest 2018, sábado 17 de marzo Vitoria


Cosmic Fest iba a ser como la tierra prometida de la música extrema alternativa. Por ende, mi entrada esperaba ansiosa ver la luz de aquella noche de Vitoria.

Tras un recorrido desde fuera de España a Bilbao en donde posteriormente coger la carretera rumbo a Vitoria, nos encontrábamos ante la puerta de Helldorado Club: la última frontera a un nuevo abismo sonoro en esta fabulosa quinta edición del Cosmic Fest a la que solamente pude asistir a la noche extrema que nos brindaron aquel sábado 17 de marzo del 2018.

Una vez dentro, observé el stand de la derecha el cual Gaerea se adjudicó, ese modesto y pequeño espacio en donde mostraba su merchandising. Metros adelante, teníamos el venue con la barra del bar haciendo una L invertida a la derecha que desde el primer minuto hizo correr Estrella Damm y calimocho a partes iguales con gran amabilidad y sentido del humor desde el otro lado (olvidé tu nombre amigo). Justo arriba, se encontraban algunos miembros de la organización y los técnicos de sonido. Otros estaban abajo, mezclados entre la multitud.

Incendiando el escenario a primera hora, Dejadeath (Barcelona) abrió el telón. No puedo imaginar otros mejor que Dejadeath para la apertura de aquella noche extrema porque con su trash/groove blackended metal completaron el círculo sonoro que se comenzó a dibujar con ellos.

Continuó la noche con los grandes elegidos tras la caída de Hela del cartel y abriendo con “I Am The Sea” (Grajo 2016) comenzó la que ya adelanto, fue una magistral actuación, en la que al igual que en el Nebula Fest de enero ya presentaron su nuevo álbum “SLOWGODII” (2018). Saltaron entre cortes de ambos LPs con un sonido abrumador saliendo de aquel ampli conectado a la guitarra de Josef. Grajo nunca decepciona, todo lo contrario y de ahí su gran éxito tanto fuera como dentro de nuestras fronteras. 

Doom muy bestia de la mano de Pistolo, Josef y Felix pero con ese otro lado dulce y espacial venido de la voz de Liz.

Gaerea (Portugal) fue el punto de inflexión en la brutalidad más oscura. Sientes que de tener alma, la pierdes o te la arrancan. Despertaban en mi gran expectación desde el anuncio del cartel y fue toda una malévola y grandiosa actuación bien acompañaba de su coherente ropaje acorde a la oscuridad e intensidad que transmiten.

Sin duda colmaron de tinieblas aquella noche con su esperado concierto. Plebeian Grandstand (Francia) cerraron el cartel asegurándose que nadie abandonara el festival hasta que ellos dijeran como y cuando. Esta banda de Toulouse me dejaron bien claro por qué llevan desde 2005 reventando escenarios por todo el globo. Su actuación habló por si sola y solo hay que ver la cantidad de reverencias y grandes reviews que les rodean. 

Cosmic Fest representa para cualquiera el sueño húmedo de la escena en vivo de la música underground en donde todo funciona, desde la organización, venue y las grandes bandas que participan. Es uno de los mayores logros del panorama musical underground que no me pienso volver a perder.

By browsing you accept our cookies.