Lodo: Lodo (2017)


Lodo abre su álbum de nombre análogo con el primer corte titulado “La muela de la Cruz” (07:03) compuesto por una intro de cerca de minuto y medio mostrando su cara más reflexiva. Seguido de otro minuto de énfasis rítmico que despierta y cambia alrededor del 2:33 en un bello y oscuro trance, plagado de hermosos riffs por los que le pedirías a la muerte que esperase hasta terminar. El favorito de esta casa.

Les vimos por primera vez en el pasado Nebula Fest  haciendo una suplencia a Hela de última hora con la que encandilaron a todos los presentes. Nadie, absolutamente nadie, quedó indiferente tras su actuación.

“Carretera y Mantra”, “Muerto Sentado” y “Tábano” son grandes piezas creativas de nítida fusión entre el sludge/doom que impregna y del que bebe todo el álbum. Sin embargo, es una composición espontánea, natural y que beba o no de sus influencias no parece premeditado. Componiendo quizás de una forma más espontánea o instintiva, reflejan que disfrutan con lo que hacen. Libres, alejándose de la ejecución tradicional y sorprendiéndote.

“Fumetal” es un sincretismo, también, entre el doom y el sludge, conformando el primer estilo la mitad inicial y por consiguiente full-sludge la segunda, o casi. Cerrando los seis cortes, tenemos “Santa Águeda” (07:01) de puro sludge.

Tras aquel split del 2014 con Hela con el que se dieron a conocer, ya vimos que la cosa prometía. Confirmadas las sospechas, simplemente lamento tener que conformarme ahora mismo sólo con el álbum digital y en formato cd. Pero esto es otro cantar. Si bien Nebula Fest fue grandioso, en gran parte por ellos… la siguiente parada (a la que por desgracia no asistiremos) será Noche de Cuervos 2 en Málaga el 10 de febrero. Enviamos a Lodo toda la suerte en ese festín sonoro también de un día y ojalá y seguramente nos volvamos a cruzar en otra de sus magníficas actuaciones sonoras.

Lodo (2017) es una de las obras más completas, auténticas y con personalidad propia dentro del doom/sludge instrumental. Consiguen arrastrarte, atraparte, con su densa y oscura atmósfera induciéndonos a deliberar. Todo un espectáculo sonoro que excede a nuestros sentidos. 

By browsing you accept our cookies.